EL CENTRO

Misión, visión y valores

La misión del Colegio “Sagrado Corazón” de Bermeo es formar personas, enseñando conocimientos y educando en valores desde una visión cristiana de la realidad; en un ambiente euskaldun y cercano a las necesidades del pueblo de Bermeo; promoviendo la responsabilidad y el desarrollo personal, así como el cariño, el apoyo y la amistad entre todos los componentes de la comunidad escolar, abierta a todo tipo de alumnado y en el marco de una educación personalizada, llevando así a la práctica el Proyecto Educativo de los Centros Diocesanos de Bizkaia.

De cara al futuro la visión del Colegio “Sagrado Corazón” es la siguiente:

Queremos ser reconocidos por:

  • desarrollar la dimensión religiosa de los componentes de la Comunidad Educativa.
  • la mejora continua del nivel educativo del alumnado.
  • la satisfacción de nuestras familias y alumnado.
  • la acogida y tratamiento a las diferentes culturas que conviven en el pueblo.
  • la promoción del euskera y la cultura vasca.
  • la integración en el pueblo de Bermeo y participación en sus actividades.
  • la formación, coordinación y buen ambiente del personal.
  • la apuesta por la calidad del medio ambiente y por el desarrollo sostenible en el Centro y su ámbito de acción.
  • la gestión del Centro basada en la Excelencia.

El quehacer del Colegio “Sagrado Corazón” se basa en los siguientes valores:

Compromiso de educar desde la vida y para la vida, siendo los educadores mediadores y ayuda de una respuesta positiva en los procesos de aprendizaje del alumnado.

  • Fraternidad: Relaciones cercanas, serenas, humildes, respetuosas, abiertas, alegres, acogedoras y, al mismo tiempo, robustas y de plena confianza.
  • Características Vascas: Aprecio y defensa de la lengua y cultura vasca, aceptando que son fuente de la estima personal y colectiva y raíz de la identidad.
  • Formación continua para dar respuesta a las necesidades de actualización: crecimiento personal, profesionalidad cualificada, y trabajo correcto.
  • Sentido de la transcendencia: Trabajar la dimensión de la contemplación y la capacidad de interiorización, para ayudar a encontrar al Dios motivador que está en la vida de cada uno, en la de los demás, en la Naturaleza y en la Historia.
  • Participación: estructuras flexibles, funcionales y humanas.

Los comentarios están cerrados